Sistema de Alta Dirección Pública

El Sistema de Alta Dirección Pública es una de las reformas más relevantes y exitosas del proceso chileno de modernización del Estado, cuyo objetivo es dotar a las instituciones del gobierno central –a través de concursos públicos y transparentes- de directivos con probada capacidad de gestión y liderazgo para ejecutar de forma eficaz y eficiente las políticas públicas definidas por la autoridad.

  • ACUERDO POLÍTICO- LEGISLATIVO

    El Sistema de Alta Dirección Pública se crea el año 2003, tras un acuerdo político-legislativo entre gobierno y oposición con el objetivo de aportar a la modernización y transparencia de la gestión pública. Una de las características de este proceso de reforma es el consenso político con que se lleva adelante.

    El sistema ADP partió el año 2004 con 417 cargos y en los últimos años –producto de su reconocimiento y validación- ha ido paulatinamente expandiendo sus fronteras y ámbitos de acción no sólo a nuevos servicios públicos del gobierno central sino a otros organismos del Estado y del ámbito municipal, que utilizan la ADP como mecanismo de selección directiva en base al mérito.

    A junio de 2017, los cargos que se eligen a través de la ADP llegan a 1.492 (tanto adscritos y no adscritos), lo que implica un aumento de un 200% en el número de cargos con que se inició su implementación. En la actualidad, además de los cargos de servicios públicos, le corresponde participar en la selección de los directores independientes de CODELCO, jueces y secretarios de tribunales Tributarios y Aduaneros, ministros de Tribunales Ambientales, nuevos organismos de la nueva institucionalidad educacional, y más recientemente en los concursos de jefes de Departamentos de Educación Municipal y de directores de escuelas y liceos municipales, entre otros.

    De los 1.492 cargos que se seleccionan a través de la ADP, 1106 corresponden a cargos adscritos pertenecientes a 125 servicios públicos del gobierno central. Mientras que otros 386 cargos no adscritos pertenecen a 258 organismos públicos que seleccionan algunos de sus cargos directivos a través de la ADP.

    De los 1106 cargos adscritos, un total de 119 son de I Nivel Jerárquico, en que la autoridad que nombra es el Presidente de la República, se trata fundamentalmente de jefes de servicios y son cargos de confianza. Otros 987 cargos son de II Nivel Jerárquico, en que la autoridad que nombra es el jefe de servicio y también son cargos de confianza.

    CONSEJO DE ALTA DIRECCIÓN PÚBLICA

    El sistema establece la existencia de un Consejo de Alta Dirección Pública, organismo integrado por 5 consejeros, cuatro de ellos nombrados por el Presidente de la República con la ratificación del Senado, los que cuentan con reconocido prestigio, experiencia y conocimiento en administración de personal y/o políticas públicas. A ellos se suma el Director Nacional del Servicio Civil, cuya designación directa le corresponde al Presidente de la República.

    La función del Consejo ADP es conducir y regular –coordinadamente con el Servicio Civil- los procesos de búsqueda y selección de directivos y cautela los principios de mérito e idoneidad, transparencia, no discriminación, confidencialidad, entre otros.

    CONDICIONES DE DESEMPEÑO DE LOS ALTOS DIRECTIVOS PÚBLICOS (CARGOS ADSCRITOS)

    Los altos directivos públicos de cargos adscritos nombrados mediante el Sistema ADP tienen una duración de tres años en su cargo y pueden ser renovados hasta dos veces, por igual plazo.

    Son funcionarios de exclusiva confianza, es decir, su renuncia puede ser solicitada en cualquier momento por la autoridad facultada para su nombramiento.

    Ejercen sus funciones con dedicación exclusiva y tienen derecho -en caso de solicitud de renuncia- a una indemnización por cada año de servicio en el cargo, con un máximo de seis.

    CONVENIOS DE DESEMPEÑO Y EVALUACIÓN

    Los altos directivos públicos cuyos cargos están adscritos a la ADP firman un convenio de desempeño, que cumple con la doble función de orientar y evaluar el desempeño de éstos. El convenio lo firman con su superior jerárquico y tiene una duración de tres años.

    En los convenios se incluyen las metas anuales estratégicas de desempeño del cargo y los objetivos a alcanzar, con los correspondientes indicadores, medios de verificación y supuestos básicos en que se basa el cumplimiento de los mismos.

    El alto directivo debe informar a su superior jerárquico el grado de cumplimiento de las metas y los objetivos, correspondiendo al ministro del ramo o al jefe superior de servicio, según corresponda, determinar el grado de cumplimiento de los objetivos acordados.

    CÓMO ES EL PROCESO DE CONCURSO

    Dependiendo del cargo y de si se trata de I ó II Nivel Jerárquico, el Consejo de Alta Dirección Pública o un Comité de Selección, designado por éste, elige por concurso público a los postulantes, los que son propuestos a la autoridad facultada para el nombramiento, ya sea el Presidente de la República, Ministro de Estado o Jefe de servicio correspondiente.

    El proceso de concurso -que es confidencial- se inicia con una convocatoria en la prensa escrita. Luego, una empresa especializada en selección de personal realiza el análisis curricular de los candidatos, el chequeo de antecedentes y las entrevistas respectivas y presenta al Consejo de Alta Dirección Pública o al Comité de Selección una nómina de preseleccionados.

    El Consejo ADP o el Comité de Selección elige a los candidatos mejor evaluados y luego de entrevistarlos personalmente elabora la nómina final (3 o 4 candidatos), que es enviada a la autoridad competente para el nombramiento final. La autoridad, tal como estable la ley, puede declarar desierto el concurso, correspondiendo iniciar otro proceso.

    CHILE LIDERA ESTE TIPO DE REFORMAS EN IBEROAMÉRICA

    El proceso iniciado por Chile es uno de los más ambiciosos de Iberoamérica y sigue la experiencia de otros países del mundo, los mismos que hoy han logrado estadios de desarrollo económico y social superiores al nuestro, como Nueva Zelanda y Australia. Se trata de una transformación que han adoptado varios países de la Organización Para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), de la que actualmente Chile es miembro.

    La creación del Sistema, que sigue la experiencia anglosajona en la materia, es considerado uno de los hitos más relevantes en el proceso chileno de modernización de la gestión pública.

    PRIVILEGIA LA IDONEIDAD, LAS COMPETENCIAS Y EL MÉRITO

    La elección de los cargos de primera línea del Estado mediante un sistema de concurso público, da cuenta de la voluntad política de renunciar a la discrecionalidad directa e inmediata en los nombramientos, privilegiando la idoneidad y las competencias por sobre otros criterios.

    Pese a las lógicas barreras que surgen ante cambios culturales de este tipo, el sistema ha madurado y se ha ido consolidando.

    Se ha generado un círculo virtuoso en la mayor parte de los servicios incorporados al sistema, en los que se ha extendido la concursabilidad hacia otros niveles.

     

  • ATRIBUTOS Y PERFIL DEL ALTO DIRECTIVO PÚBLICO

    Con el fin de establecer las características esperadas en un alto directivo público, el Consejo de Alta Dirección Pública ha establecido los siguientes atributos del Alto Directivo Público:

    VISIÓN ESTRATÉGICA
    Capacidad para detectar y comprender las señales sociales, económicas, tecnológicas, culturales, de política pública y políticas del entorno local y global e incorporarlas de manera coherente a la estrategia institucional.

    GESTIÓN Y LOGRO
    Capacidad para orientarse al logro de los objetivos, seleccionando y formando personas, delegando, generando directrices, planificando, diseñando, analizando información, movilizando recursos organizacionales, controlando la gestión, sopesando riesgos e integrando las actividades de manera de lograr la eficacia, eficiencia y calidad en el cumplimiento de la misión y funciones de la organización.

    RELACIÓN CON EL ENTORNO Y ARTICULACIÓN DE REDES
    Capacidad para identificar a los actores involucrados (stakeholders) y generar las alianzas estratégicas necesarias para agregar valor a su gestión y/o para lograr nuevos resultados interinstitucionales, así como gestionar las variables y relaciones del entorno que le proporcionan legitimidad en sus funciones. Capacidad para comunicar oportuna y efectivamente lo necesario para facilitar su gestión institucional y afrontar, de ser necesario, situaciones críticas.

    MANEJO DE CRISIS Y CONTINGENCIAS
    Capacidad para identificar y administrar situaciones de presión, contingencia y conflictos y, al mismo tiempo, crear soluciones estratégicas, oportunas y adecuadas al marco institucional público.

    LIDERAZGO
    Capacidad para generar compromiso de los funcionarios/as y el respaldo de las autoridades superiores para el logro de los desafíos de la Institución. Capacidad para asegurar una adecuada conducción de personas, desarrollar el talento, lograr y mantener un clima organizacional armónico y desafiante.

    INNOVACIÓN Y FLEXIBILIDAD
    Capacidad para transformar en oportunidades las limitaciones y complejidades del contexto e incorporar en los planes, procedimientos y metodologías, nuevas prácticas tomando riesgos calculados que permitan generar soluciones, promover procesos de cambio e incrementar resultados.

    CONOCIMIENTOS TÉCNICOS
    Poseer los conocimientos y/o experiencias específicas, que se requieran para el ejercicio de la función.

  • VALORES Y PRINCIPIOS

    PROBIDAD Y ÉTICA EN LA GESTIÓN PÚBLICA
    Privilegia el interés general sobre el particular demostrando una conducta intachable y un desempeño honesto y leal de la función pública. Cuenta con la capacidad para identificar e implementar estrategias que permitan fortalecer la probidad en la ejecución de normas, planes, programas y acciones; gestionando con rectitud, profesionalismo e imparcialidad, los recursos públicos institucionales; facilitando además, el acceso ciudadano a la información institucional.

    VOCACIÓN DE SERVICIO PÚBLICO
    Cree firmemente que el Estado cumple un rol fundamental en la calidad de vida de las personas y se compromete con las políticas públicas definidas por la autoridad, demostrando entusiasmo, interés y compromiso por garantizar el adecuado ejercicio de los derechos y deberes de los ciudadanos y por generar valor público.

    Conoce, comprende y adhiere a los principios generales que rigen la función pública, consagrados en la Constitución Política de la República, la Ley Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado, el Estatuto Administrativo y los distintos cuerpos legales que regulan la materia.

    CONCIENCIA DE IMPACTO PÚBLICO
    Es capaz de comprender, evaluar y asumir el impacto de sus decisiones en la implementación de las políticas públicas y sus efectos en el bienestar de las personas y en el desarrollo del país.

  • COMITÉS DE SELECCIÓN Y PROFESIONALES EXPERTOS

    El comité de selección se forma cada vez que se debe realizar un concurso de segundo nivel jerárquico. En este participa un representante del Consejo, un representante del Jefe de Servicio respectivo y un representante del Ministerio del ramo.

    El representante del CADP se nombra a partir de una lista de profesionales expertos de reconocidas capacidades en las áreas de gestión de personas y/o políticas públicas, que según lo establecido en la Ley N°19.882 es confeccionada por el Consejo de Alta Dirección Pública.

  • DOCUMENTOS DESCARGABLES